Uno de los errores más graves que puede cometer un emprendedor es poner en marcha su proyecto empresarial sin registrar previamente su marca. Y sin embargo, la experiencia nos demuestra que es un error más frecuente de lo que se pudiera pensar.

Las causas de este error suelen ser el desconocimiento en la materia (la propiedad industrial es sumamente compleja) y muchas veces, la creencia de que supone un elevado coste, cuando realmente se trata de una mínima inversión que, además puede resultar muy rentable.

Por otra parte, las consecuencias derivadas de la falta de registro de la marca pueden ser fatales, pues si la marca en cuestión es registrada por un tercero, podrá obligarnos a cesar en su uso (supresión de la denominación o logo en redes sociales, cambio de rótulo, modificación de la papelería corporativa, etc.) con el coste correspondiente, y, sobre todo, con el desprestigio que ello va a suponer de cara a nuestros clientes.

Pero, ¿cuánto cuesta registrar una marca? Dejando a un lado los costes que puedan vincularse a la creación propiamente dicha de la marca (elección de la denominación y, en su caso, diseño de un logo), lo cierto es que el registro de la marca para una clase de producto o servicios es sumamente económico, pues en principio requiere exclusivamente el pago de la tasa de solicitud cuyo importe es de 124,12 € si se tramita de forma electrónica y de 146,03 € si se tramita de forma no electrónica. En el caso de que deseemos registrar la marca para más clases de productos o servicios, el importe de la tasa para esa segunda y sucesivas clases es de 80,41 y 94,60 € respectivamente.

El pago de la tasa de solicitud nos permite presentar la misma ante la Oficina Española de Patentes y Marcas y, si no se produce ninguna incidencia en la tramitación (ya sea por un error en la solicitud o por la oposición de un tercero), será el único coste que habrá que afrontar durante todo el periodo de vigencia del registro (10 años) hasta su renovación. El coste de renovación por un nuevo periodo de 10 años es de 113,50 y 169,06 respectivamente.

En el caso de que se produzca la denegación del registro, bien por que no se haya subsanado el error en la solicitud o porque se haya estimado la oposición de un tercero, es posible recurrir en vía administrativa dicha denegación mediante la interposición de un recurso de alzada. En tal caso, será preciso abonar una tasa de 76,38 u 89,86 € según se tramite de forma electrónica o no.

Una vez obtenido el registro de la marca, no sólo seremos los únicos con un derecho de uso exclusivo sobre la misma, sino que impedirá que un tercero nos perturbe en el uso de la misma (con el perjuicio que ello puede suponer) y habremos consolidado un elemento esencial de nuestro activo, que puede llegar a tener un considerable valor económico.

Así, la consultora Brand Finance en un reciente informe estima 15.689 millones de euros el valor de la marca Santander o en 10.086 millones de euros el valor de la marca Zara. Y no olvidemos que la marca no sólo distingue nuestros productos o servicios en el mercado, sino que establece un vínculo emocional entre nuestra empresa y nuestros clientes e identifica nuestros productos o servicios con determinadas experiencias y niveles de calidad, satisfacción y precio.

Por todo ello, reiterar que el registro de la marca no es sólo un elemento esencial de protección de nuestro proyecto empresarial sino una rentable inversión, que permite establecer unas bases sólidas para un futuro crecimiento y desarrollo. Probablemente, ni Ramón Areces ni  Amancio Ortega pensaron en su día el valor que alcanzarían sus respectivas marcas.

 

CUÁNTO CUESTA REGISTRAR UNA MARCA

 Tramitación electrónicaTramitación no electrónica
Solicitud de registro (por una clase)124,12 €146,03 €
Renovación (cada 10 años)113,50 €169,06 €
Recurso de alzada (en caso de denegación)76,38 €89,86 €